Incompatibilidad Sanguínea Madre-Feto

Las incompatibilidades sanguíneas se producen debido a que los glóbulos rojos llevan en su superficie determinados antígenos, particulares de cada grupo sanguíneo. Los más conocidos son los grupos A, B, AB y O. Además de los grupos de antígenos mayores existen, en forma independiente, el sistema Rh o D. Se dice convencionalmente que una sangre es Rh negativa cuando está presente el antígeno D y negativa cuando no lo está.


Incompatibilidad sanguínea feto – materna

Cuando ingresan glóbulos rojos Rh positivo en el torrente sanguíneo de una madre Rh negativo, el sistema inmunitario de la madre registra estas estructuras extrañas (sensibilización Rh). Los glóbulos rojos del bebé ingresan en el organismo materno mas que nada durante el parto. También puede suceder durante el embarazo sin motivos aparentes, especialmente después de esfuerzos extraordinarios como por ejemplo caídas, contracciones prematuras o estudios de líquido amniótico. La existencia de un embarazo anterior interrumpido (aborto espontáneo o provocado previo) pueden sensibilizar a la madre de la misma manera que un parto normal por lo que siempre debe ser comentada esta circunstancia. Las transfusiones son otra forma en que puede producirse la sensibilización matema. Por efecto de la sensibilización se forman elementos de defensa denominados anticuerpos contra los glóbulos rojos Rh positivo del niño que los destruyen. Esto lleva a reacciones de rechazo mucho más importante en embarazos posteriores. Una vez producida la sensibilización, no es posible dar marcha atrás a este proceso. Por ello se debe evitar la sensibilización durante el primer embarazo para que el siguiente hijo no se vea afectado.
Los anticuerpos producidos en el organismo materno ingresan en la sangre del niño a través de la placenta. Allí se adhieren a los glóbulos rojos Rh positivo del niño provocando de esa manera su destrucción (hemólisis). De acuerdo al grado de hemólisis el niño puede padecer desde anemia e ictericia hasta enfermedades más graves como hidropesía fetal y malformaciones que pueden llegar a ser fatales. Debido a que la formación de anticuerpos durante el primer embarazo es muy leve, el primer hijo es generalmente sano.
La sensibilización Rh se debe evitar antes de que se produzca. Para ello se cuenta con gammaglobulina anti D. La misma se administra a la madre para que destruya los glóbulos rojos fetales en el instante en que estos pasen al organismo de la madre, antes de que su sistema inmunológico los reconozca como extraños y ponga en marcha los mecanismos propios de la inmunidad.
Por las características del antígeno D, su frecuencia y la capacidad de sortear la barrera placentaria del anticuerpo anti D es la forma más frecuente y grave de incompatibilidad feto materna. Potencialmente cualquiera de los más de 400 antígenos de los glóbulos rojos podrían desencadenar una sensibilización materna, para aquellos antígenos del glóbulo rojo fetal que no los posea el glóbulo rojo de la madre. Los estudios inmunohematológicos nos ayudan a predecir o descubrir este acontecimiento e iniciar los procedimientos de prevención o tratamiento precozmente.
Es posible que un niño posea los antigénicas eritrocitañas que faltan en la madre en cuanto el antígeno ha sido heredado del padre, por tal razón el examen de la sangre paterna puede permitir predecir: a) que el niño no contenga el antígeno (y por lo tanto no puede ser afectado por el anticuerpo) o b) el grado de probabilidad que el niño contenga el mismo antígeno que el padre.
Primera visita Determinación de grupo ABO y Rh, aunque haya sido estudiada en ocasión de un embarazo anterior. Test de anticuerpos, realizando su identificación y titulación en caso de encontrase a los mismos. Determinación de grupo ABO y Rh paterno. Si la mujer es Rh negativa y no se demostraron anticuerpos: Del tercer mes en adelante Si no se han demostrado anticuerpos repetir los tests de anticuerpos. Si los anticuerpos han sido demostrados, titular el suero de la paciente a fin de cuantificar la cantidad de anticuerpos. En el momento de parto Niño: Determinación de grupo ABO y Rh Test directo de antiglobulina para detectar la presencia de anticuerpos contra sus glóbulos rojos. Si es positivo identificar el mismo y estudiar el suero materno en busca de los anticuerpos. Madre: Determinar el grupo ABO y Rh si la madre no ha sido estudiada durante el embarazo. Si es Rh negativo realizar test para identificación de anticuerpos

Incompatibilidad sanguínea feto materna